miércoles, 8 de agosto de 2007

Día 6 - Diario de nuestro primer viaje a Europa - Lore y Javis

4 de agosto 2007
Francia
París
Hoy nos levantamos altamente fatigados y bajamos a desayunar. De ahí nos fuimos solitos en metro a la Torre Eiffel. Llegando por el metro caminamos a la orilla del río Sena y cuando nos acercamos a la torre nos quedamos wow!!! es hermosamente monstruosamente gigante! Luego de formarnos, comenzamos la aventura de subir dos pisos por las escaleras. Desde allá arriba se puede ver TODa la ciudad de París, muy padre, y como ya conocíamos algo, pudimos ubicar varios lugares desde ahí. Además la gente se ve muy pequeña, como hormigas.
Al bajar, caminamos por un lugar llamado Trocadéro, justamente enfrente de la torre, y en ese lugar descansamos un poco. Es un lugar bonito, aunque muy descuidado a comparación de la torre tan próxima.
De ahí caminamos al metro, y como podrán notarlo, hemos dominado el metro francés, pues ya nos podemos trasladar al lugar que queramos, usando nuestro boleto de turista por dos días. Además, hoy no extrañamos México tanto, ya que el metro estuvo bien atascado de gente, que apesta mañana, tarde y noche; llegando al andén, un señor que parecía ciego estaba tocando 'Winter' de Vivaldi en una especie de marimba, y la gente se acercaba a ver y a lanzarle monedas a su estuche de marimba. Una vez que nos subimos al vagón, se subió además otro señor a tocar el acordeón, música típica francesa, y pedía monedas, así como sucede en la ciudad de México, por eso es que no lo extrañamos tanto. Sin embargo, quiero volver a decir (Lore), que el metro de la ciudad de México es mucho más limpio y huele menos a ser humano que el de aquí y el de Londres, e incluso el de Londres por muy ordenadito que es, es apestoso y lento (aunque nos encantó Londres). Así que mejor no nos quejemos de nuestro metro :P
De ahí nos dirigimos hacia el museo del Louvre, que sólo conocíamos por fuera, y por fin entramos. Es enormemente hermoso y para recorrerlo todo hubiéramos necesitado varios días. Así que, con la ayuda de unas guías gratuitas que te regalan a la entrada, decidimos buscar solamente las obras más sobresalientes. Claro está, sin ignorar lo que a nuestro paso nos encontrábamos: pudimos pedirle un autógrafo a la Venus de Milo, descansar en la silla de Ramsés II, checar cuántas faltas hemos cometido y qué nos merecemos según el código de Hamurabi (la verdad casi te matan por todo, o te fríen en aceite), encontramos unos espejos bien raros donde nos veíamos al revés, o muuy altos, y luego de un par de horas de travesía llegamos a lo más sobresaliente y llamativo: la Mona Lisa que nos sonrió al llegar. Ahí también vimos el cuadro de las Bodas de Caná (o la Veronesa) y de la Virgen de las Rocas.
Como ya estábamos un poco cansados salimos corriendo como los del Código Da Vinci a tomar el metro para ir a la Plaza de la Concordia. Ahí nos tomamos unas fotos junto al obelisco egipcio y las fuentes, en este lugar se supone que sucedió el Terror durante la revolución francesa: una época en que los nobles y los considerados traidores a la república eran decapitados en la plaza, incluyendo a los reyes Luis XVI y María Antonieta, pero que yo sepa ni los revolucionarios como Robespierre y Dalton se salvaron también del mismo castigo.
Buscando algo que comer, encontramos las clásicas crepas francesas, y compramos unas de queso y jamón, y caminamos al Jardín de las Tullerías para comerlas. Este día fue de muchas visitas, pues terminando de comer nos fuimos al Arco de la Defensa, cerca del hotel a tomarle y tomarnos fotos con él. Finalmente, juntito al hotel también, pasamos a tomarnos las últimas fotos en un puente que cruza al río Sena.
Nos decían que los franceses son muy groseros y rudos con la gente, pero la verdad sólo son payasos cuando los tocas, se te quedan viendo bien feo aunque ellos sean los que choquen contigo, pero por lo demás hasta ahora nos ha ido muy bien: será porque parlamos un poco o masticamos su idioma un poco, pero han sido muy cordiales, y por cierto Lore está aprendiendo ya algunas palabras, ayer que compramos de comer le entendió al contenido del baguette sin que Javier le dijera nada :D :o
Sólo nos queda decir que ¡hemos caminado por París! y hemos conocido lugares muy bonitos: casi todo es fotografiable, aunque el metro es algo hediondo y Montmartre da miedo...
Mañana en la mañana partimos hacia Frankfurt, ya veremos que nos espera por allá...

--
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)
Visita la página de la Casa de la Juventud, TOR: www.torcasajuv.com
"Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos." (San Agustín) Solamente asegúrate que en realidad sea AMOR...

2 comentarios:

stephantouche dijo...

Hola, muy buena reseña de sus andanzas por alla, sigan disfrutando, no le hace que esten cansados, una cerveza les hace sentir mejor y vale la pena.

Saludos de Javier.

P. D. ¿No existen los dias del 1 al 5?

stephantouche dijo...

Soy yo otra vez, jajaja, me paso lo que a muchos, pregunté sin antes haber leido o buscado, ya vi los dias 1 al 5.

Mas saludos de Javier