domingo, 29 de septiembre de 2019

Los Lázaros

Los lázaros,
los hijos de la calle,
los parias de siempre,
los sin techo,
los sin trabajo,
los desarraigados,
los apátridas,
los sin papeles,
los mendigos,
los pelagatos,
los andrajosos,
los pobres de solemnidad,
los llenos de llagas,
los sin derechos,
los espaldas mojadas,
los estómagos vacíos,
los que no cuentan,
los marginados,
los fracasados,
los santos inocentes,
los dueños de nada,
los perdedores,
los que no tienen nombre,
los nadie...


Los lázaros,
que no son aunque sean,
que no leen sino deletrean,
que no hablan idiomas sino dialectos,
que no cantan sino que desentonan,
que no profesan religiones sino supersticiones,
que no tienen lírica sino tragedia,
que no acumulan capital sino deudas,
que no hacen arte sino artesanía,
que no practican cultura sino costumbrismo,
que no llegan a ser jugadores sino espectadores,
que no son reconocidos ciudadanos sino extranjeros,
que no llegan a protagonistas sino a figurantes,
que no pisan alfombras sino tierra,
que no logran créditos sino desahucios,
que no innovan sino que reciclan,
que no suben a yates sino a pateras,
que no son profesionales sino peones,
que no llegan a la universidad sino a la enseñanza elemental,
que no se sientan a la mesa sino en el suelo,
que no reciben medicinas sino lamidas de perros,
que no se quejan sino que se resignan,
que no tienen nombre sino número,
que no son seres humanos sino recursos humanos...
Los lázaros,
los que se avergüenzan y nos avergüenzan,
pueblan nuestra historia,
fueron tus predilectos
y están muy presentes en tu evangelio.
Los lázaros
pertenecen a nuestra familia
aunque no aparezcan en la fotografía,
y serán ellos quienes nos devuelvan la identidad
y la dignidad perdidas.

---
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)
"Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos." (San Agustín) Solamente asegúrate que en realidad sea AMOR...

lunes, 8 de octubre de 2018

Ven

Poco a poco estamos aprendiendo a vivir sin interioridad. Ya no necesitamos estar en contacto con lo mejor que hay dentro de
nosotros. Nos basta con vivir entretenidos. Nos contentamos con funcionar sin alma y alimentarnos solo de bienestar. No queremos
exponernos a buscar la verdad. Ven, Espíritu Santo, y libéranos del vacío interior.

Hemos aprendido a vivir sin raíces y sin metas. Nos basta con dejarnos programar desde fuera. Nos movemos y agitamos sin cesar, pero
no sabemos qué queremos ni hacia dónde vamos. Estamos cada vez mejor informados, pero nos sentimos más perdidos que nunca. Ven,
Espíritu Santo, y libéranos de la desorientación.

Apenas nos interesan ya las grandes cuestiones de la existencia. No nos preocupa quedarnos sin luz para enfrentarnos a la vida. Nos
hemos hecho más escépticos, pero también más frágiles e inseguros. Queremos ser inteligentes y lúcidos. Pero no encontramos sosiego
ni paz. Ven, Espíritu Santo, y libéranos de la oscuridad y la confusión interior.

Queremos vivir más, vivir mejor, vivir más tiempo, pero ¿vivir qué? Queremos sentirnos bien, sentirnos mejor, pero ¿sentir qué?
Buscamos disfrutar intensamente de la vida, sacarle el máximo jugo, pero no nos contentamos solo con pasarlo bien. Hacemos lo que nos
apetece. Apenas hay prohibiciones ni terrenos vedados. ¿Por qué queremos algo diferente? Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a vivir.

Queremos ser libres e independientes y nos encontramos cada vez más solos. Necesitamos vivir y nos encerramos en nuestro pequeño
mundo, a veces tan aburrido. Necesitamos sentirnos queridos y no sabemos crear contactos vivos y amistosos. Al sexo lo llamamos
«amor», y al placer, «felicidad», pero ¿quién saciará nuestra sed? Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a amar.

En nuestra vida ya no hay sitio para Dios. Su presencia ha quedado reprimida o atrofiada dentro de nosotros. Llenos de ruidos por
dentro, ya no podemos escuchar su voz. Volcados en mil deseos y sensaciones, no acertamos a percibir su cercanía. Sabemos hablar con
todos menos con él. Hemos aprendido a vivir de espaldas al Misterio. Ven, Espíritu Santo, y enséñanos a creer.

Creyentes y no creyentes, poco creyentes y malos creyentes, así peregrinamos muchas veces por la vida. En la fiesta cristiana del
Espíritu Santo, a todos nos dice Jesús lo que un día dijo a sus discípulos, exhalando sobre ellos su aliento: «Recibid el Espíritu
Santo». Ese Espíritu que sostiene nuestras pobres vidas y alienta nuestra débil fe puede penetrar en nosotros y reavivar nuestra
existencia por caminos que solo él conoce.

José Antonio Pagola

Visita


Hoy antes de medio día me visitaron en la oficina. Mientras investigaba como configurar unas cosas en mi sistema, me percaté que un bichito iba bajando desde quizá el techo lentamente. Mi primer reacción fue quitarlo de un manotazo. Y ahí fue a dar la arañita sobre mi escritorio.

Sin amilanarse se levanto, y ya sea porque así disparan o porque su telaraña se quedó pegada a un cable que salía de mi computadora, comenzó a trepar hacia dicho cable...

De ahí, quizá porque de hecho su hilo no se había roto en realidad, a menos que fuera spiderman, comenzó a trepar en diagonal sobre su hilo, justo frente a mi pantalla.

Para entonces ya tenía mi atención, y la comencé a observar atentamente. Le tomé esa foto cuando iba por la mitad. Llegó hasta la esquina superior derecha de mi pantalla y de hecho se trepó a ella y comenzó a caminar despreocupada por el borde superior. Ahí le perdí la pista...

Regresando de comer y caminar me senté a continuar trabajando. Cuando un rayo de sol me hizo voltear a la ventana que tenemos hacia la derecha y arriba en la oficina. Y ahí noté un detalle que me hizo sonreír. Contrastado con el sol, un pequeño hilo de tela de araña salía de la ventana por detrás de la persiana hacia quien sabe donde. Supongo que mi amiga continuó su camino sin despedirse, aunque dejó una pista de su salida por donde pude ver que se había ido...

---
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)

miércoles, 20 de julio de 2016

Orar

Orar es ejercer el amor,
Amar es ejercer el servicio,
Servir es ejercer la vida,
Vivir es amar y servir,
Vivir es ejercer a Cristo, es ser un nuevo Cristo...

jueves, 25 de febrero de 2016

No tener nada

No tener nada.
No llevar nada.
No poder nada.
No pedir nada.
Y, de pasada,
no matar nada;
no callar nada.

Solamente el Evangelio, como una faca afilada.
Y el llanto y la risa en la mirada.
Y la mano extendida y apretada.
Y la vida, a caballo dada.

Y este sol y estos ríos y esta tierra comprada,
para testigos de la Revolución ya estallada.
¡Y "mais nada"!

---
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)

Los Lazaros

Los lázaros,
los hijos de la calle,
los sin techo,
los sin trabajo,
los desarraigados,
los apátridas,
los sin papeles,
los mendigos,
los sin derechos,
los que no cuentan,
los marginados,
los fracasados,
los que no tienen nombre,
los nadie...
Los lázaros,
que no son aunque sean,
que no hablan idiomas sino dialectos,
que no profesan religiones sino supersticiones,
que no acumulan capital sino deudas,
que no hacen arte sino artesanía,
que no son reconocidos ciudadanos sino extranjeros,
que no logran créditos sino desahucios,
que no suben a yates sino a pateras,
que no se sientan a la mesa sino en el suelo,
que no se quejan sino que se resignan,
que no tienen nombre sino número,
Los lázaros,
los que se avergüenzan y nos avergüenzan,
pueblan nuestra historia,
fueron tus predilectos
y están muy presentes en tu evangelio.
Los lázaros pertenecen a nuestra familia 
aunque no aparezcan en la fotografía, 
y serán ellos quienes nos devuelvan 
la identidady la dignidad perdidas.
(Florentino Ulibarri)


---
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)
"Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor; si perdonas, perdonarás con amor. Si tienes el amor arraigado en ti, ninguna otra cosa sino amor serán tus frutos." (San Agustín) Solamente asegúrate que en realidad sea AMOR...

martes, 21 de octubre de 2014

No tener nada


No tener nada.
No llevar nada.
No poder nada.
No pedir nada.
Y, de pasada,
no matar nada;
no callar nada.

Solamente el Evangelio, como una daga afilada.
Y el llanto y la risa en la mirada.
Y la mano extendida y apretada.
Y la vida, a caballo dada.

Y este sol y estos ríos y esta tierra comprada,
para testigos de la Revolución ya estallada.
¡Y "mais" nada!



 Pedro Casaldáliga
---
Eru kaluva tielyanna (Dios iluminará tu camino)